Endodoncia

Endodoncia Infantil

La endodoncia (infantil) es conocida también como tratamiento de conducto, es también la especialidad de la odontología que consiste en la extirpación parcial (conocida como pulpotomía de dientes temporales en odontopediatría) o extirpación total  del nervio afectado o infectado, donde el especialista ayuda a salvar el diente para la conservación de la sonrisa natural, masticación y por ende la salud general. Las causas más común de daño o muerte de la pulpa ( nervio )son : dientes fracturados , caries profundas  o traumas , una vez infectada o muerta la pulpa  si no es tratada las bacterias por contaminación producen un depósito de pus en la punta de la raíz del diente formando un absceso,  este puede destruir el hueso del alrededor y provocar dolor . El especialista realizara una entrada por donde abordara y retirará la pulpa enferma durante posibles visitas sucesivas , según cada situación:

  • Después de retirar la pulpa enferma (pulpectomía); se limpia, se agranda y se da forma a la cámara de la pulpa y a los conductos de la raíz para luego, proceder a rellenarlos.
  • En el caso de tratamientos que demanden más de una visita, se restaura la abertura de la corona, en forma temporaria, para proteger al diente hasta la próxima consulta.
  • En la siguiente visita, se retira el material temporario y se procede a restaurar, en forma permanente, la cámara pulpar y el conducto radicular. El próximo paso consiste en insertar un material cónico de goma denominado gutapercha en cada uno de los conductos y sellarlo en el lugar con cemento. En algunas oportunidades se coloca una varilla plástica en el conducto a modo de soporte estructural.
  • El paso final es colocar una corona sobre el diente para devolverle su forma y aspecto natural. Este procedimiento se realiza en dientes permanentes, ya que en el caso de la dentición primaria, el conducto es llenado con un material reabsorbible.
  • Una restauración final adecuada luego de completar el tratamiento es muy importante para garantizar el éxito a largo plazo. El diente restaurado puede durar tanto como otro de los dientes naturales, teniendo en cuenta una buena higiene, chequeos regulares y vigilar la dieta no incluyendo alimentos duros que puedan deteriorar o fracturar al diente desvitalizado.